23 may. 2011

Género, sin especificar

Estoy convencida que en los tiempos que corren la magia no entiende de géneros.  Ni la magia es sólo cosa de mujeres, ni el sexo no es sólo cosa de hombres.

No sé dónde oí o leí, que si empiezas a preguntarte si estas enamorado/a o no, es más posible que lo estes a que no. Pues con tu compañera de trabajo pasa o pasó, no lo sé; algo así.
Creo que cuando echas un polvo de estraperlo, te limitas a disfrutar y ni se te pasa por la cabeza como respira la otra persona o si tiene el dedo índice del pie más corto que el medio y viceversa.
En esas tonterías unicamente te fijas cuando te apetece hacer con el/ella algo más que un insustancioso revolcón.

Acertijo: Encuentra la magia

(1)
Una de tantas citas que se quedaran en el olvido pensé. Esto no va a ninguna parte, el tio no me convence, cuando sonríe se le ven las encías, y no es que yo sea Elsa Pataky...pero vaya, mejor que no sonría en toda la cena o no me quedará más remedio que ir al baño a hacer una llamada de emergencia a mi mejor amiga para que me llame en quince minutos y me tenga que largar repentinamente.
Bueno el tío no está mal, es simpático. Parece normal. No me cuenta nada exraño. Hablamos de viajes, trabajo, estudios, ocio en general...su amigo Fer que está como una cabra, bla, bla bla.
Tiene pinta de tener un pollón. O bueno, la última vez que tuve tanta fe me encontré con un prepucio pegado a la pelvis. Literalmente. Probemos a ver. Como dice mi madre, ¿Cómo no te pueden gustar las lentejas si no las has probado?
Me monto en su coche. ¿A dónde vamos? No lo sé, donde te apetezca, me da igual. Pues no sé...umm...¿Damos una vuelta con el coche y vemos a ver?
Vale, ya se que me vas a llevar a un descampado o similar.
Llegamos al descampado, este es nuevo, creo que nunca he estado aquí antes. Pasamos a la parte de atrás del coche. Finalmente tiene un pollón, por lo menos estar clavandome el cinturón de seguridad tiene su recompensa. 10 minutos de reloj. Una mierda, ni siento ni padezco, esto es como una citología con vaselina pura.
Fin de la cita.
¿Qué quieres hacer ahora?
No sé, estoy un poco cansada...ayer salí...¿no te importa dejarme ya en casa?
No, tranquila, te acerco.
-The End-

(2)
Qué bien que este chico me haya propuesto quedar. Si no me lo llega a decir él yo nunca se lo hubiese dicho, qué vergüenza, qué hubiese pensado él...menuda loba.
Bueno, a ver qué me pongo...¿Falda? No, es demasiado obvio. ¿Unos pitillo? Sí, eso con una camiseta mona...a ver dónde están los pitillos que me hacen el culo apretao'...
Mirada al espejo antes de salir. Vamos tía, estas tremenda, se va a volver loco.
Mierda, llego tarde. Puto transporte público...y ¿si se va? Si se cansa de esperar y ¿se va? A ver si se va a pensar que soy la típica sobrada y le he dejado tirado...ay pobre, un sms ya "llego tarde, sorry, en diez minutos estoy ahí"
Por fin llego, vamos vamos tía, estás tremenda, le vas a volver loco.
Me da vergüenza hasta cenar, no puedo parar de mirarle a los labios, los ojos, las manos. Qué milagro de la naturaleza de tío, es bello.
Me tengo que ir al baño, hay que hacer gala de los pitillos que me hacen el culo apretao'. Voy al baño. No hago pipi. Sólo quería saber si todo sigue en su sitio.
Vuelta a la mesa, no está con el móvil, genial, ha subido veinte points.
¿Te vienes a tomar una copa a mí casa?
NOOOOOO, pero dices Vale, con una sonrisa de oreja a oreja.
Voy perfectamente depilada, no hay de qué preocuparse.
Llegamos a su casa. Qué bien sabe. Me extremezco, no sé si está bien o no dotado, no me importa.
¿Cuánto tiempo ha pasado? Ni idea, no he podido cronometrarle. ¿Y ahora qué quieres hacer?
Me quiero quedar a dormir.
Por cierto, me gusta tu dedo meñique del pie.
-The End-

No hay comentarios:

Publicar un comentario